Estás aquí

Aquí, no puedes estar en otro lugar.

Ahora, no existe otro momento

que no esté más allá de tu mente.

Una parte de ti quiere quedarse aquí para siempre,

otra parte de ti quiere salir corriendo hacia cualquier lugar.

Un día tras otro, encerrada entre cuatro paredes,

y parece que esto nunca acabará.

Tenías una vida, una rutina,

tus momentos de oasis entre una mar de dudas,

tus momentos de evasión entre un mundo de responsabilidades.

Tu no querias parar ,

todo estaba bien así,

en esa carrera hacia ningun lugar

o hacia ese lugar al que todos vamos,

cada uno a su ritmo, cada cual a su tiempo, el mismo destino, una sola humanidad.

Encerrados para escapar del destno cruel,

encerrados para escondernos del final,

como si hubiera manera de evitar lo enevitable,

hoy, mañana en un mes en 50 años, llegará.

Nadie está a salvo, y a salvo te crees,

encerrada entre cuatro paredes,

del destino de toda experiencia humana, la despedida, el final.

Ahora te lo recuerdan todos los días, y tu quisieras, pero no puedes escapar.

Estadísticas y riesgos, todos los días,

y ese miedo que aprieta la garganta, el estómago, la cabeza, …

Nadie puede escapara ese miedo, porque él es libre.

No entiende de límites, ni paredes, ni muros, se cuela por cualquier rendija, y te atrapa cuando menos te lo esperas.

Y tú, no puedes seguir en ese juego que llamas vida, no.

y recuerdas el pasado, tan lejano, de aquello que llamabas vida.

Y ahora, en la distancia, te parece que tenía más de bueno que de malo.

Esos momentos de sol, de amigos, de respirar aire puro, de fiesta, de baile, de sobremesa, …

Y te prometes que cuando todo esto acabe,

disfrutarás de todos esos momentos con intensidad, plenamente,

como si fuera la promesa de buenas intenciones de un nuevo año, de una nueva vida.

Yviene esa frase a tu mente:

«ya nada será igual»y piensas en todas esas nadas

que quisieras que siguieran siendo igual,

y una parte de ti quiere que todo vuelva a ser como antes,

y otra parte de ti quiere que todo siga igual que hoy

y surge la incertidumbre

qué pasará mañana si me voy,

qué pasará mañana si no vuelvo a salir nunca más,

y me quedo aquí, en este espacio para siempre o hasta que dure este cuerpo.

Bailando con el hoy, con este momento que es mío, este que nadie me puede quitar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

the latest from us

Contact us

Have a question? Give us a call or fill out the contact form. We’d love to hear from you

  • 123 Sky Tower, West 21th Street, Suite 721, NY
  • +844 123 456 789
  • +844 123 456 788
  • contact@company.com

Copyright © 2019 . All rights reserved.

Powered by Wordpress.

Add to cart