Vuelvo a reencontrarme en el silencio

Escuchando la brisa, disfrutando de las caricias del sol, mi mente divaga en sus ideas. De aquí para allá.

Respiro consciente, eso me trae a este momento de paz único y vuelve esa idea de escribir para compartir. No es que tenga algo interesante que contarte. Estoy aquí, dejándome inspirar por la vida.

Respiro, el primer paso para inspirarme, el primer paso para darme cuenta de mis pensamientos, el primer paso para volver a mí, para volver a casa.

En casa, pienso en ese lienzo que me espera. Dibujo en mi mente una línea blanca bajo el sol amarillo.

El sol ya tiene donde posarse, horizonte ondulado de un día con alas.

Inspiro para inspirarme,

esto es un mar de fondo,

va y ven, va y viene,

onduladas respiraciones, brisa contenida, mar con alas,

posándose en el cielo de un azul intenso que clama por la paz de un día salado de lágrimas grises que llenan la eternidad que no ve un mañana.

Como si fuera posible, como si en la eternidad pudieran caber las lágrimas o el color gris, o el no mañana.

Mente inquieta que inventa palabras para expresar imposibles o torpezas.

No eres tú la eternidad ni el mañana, eres quien crea los límites al mañana que podría ser, para vivir un hoy a tu medida, a la medida que quieras llamar vida, dios, eternidad.

Sé libre de la eternidad, de la esperanza.

Vida que ahora respiras,

no hay más.

Inspirando este respirar,

recorriendo la eternidad.

Abre los brazos al cielo en el horizonte,

en el que el sol se posa,

una vez más, siempre, cada atardecer hermoso o desesperado,

que tiñe de verde, de naranja, de rosa la inmensidad

para llegar al corazón de tu mirada.

Almas que se funden en el azul cielo

CIMG0163

Siento, te siento, dentro de mí,

tu angustia, tu llanto, tu sufrimiento,

se mueve y me lleva a la consciencia del dolor,

dolor de vivir, de no saber cómo sanar tu alma.

Conectando desde el cuerpo con el  espacio en el que todo sana,

que es donde tu quieras, cuando tu quieras.

Y parece que no tiene fin, que está ahí desde siempre, para siempre,

sufrimiento que es parte del ser humano,

de ti, ser humano.

Conectando con emociones, sensaciones y cuerpo,

experiencia humana.

Y aquí estoy, sintiendo tu dolor,

como si tú y yo fuésemos más que tú y yo,

como si fuésemos el mismo dolor, la misma emoción,

el mismo sentir en otros cuerpos.

Así el alma encuentra al alma,

en el cielo azul, fundidos en el inmenso eterno que calma.

Estás ahí, eres aire, brisa que me acaricia, soy mano que te siente.

Por qué no puedes sentir, conectar, saberte inmensa eternidad.

No es dolor, es ser humano,

no es sufrimiento, es experiencia.

Estamos ahí, mirándonos desde los ojos de la vida,

a través del azul del cielo veo, siento tu mirada

estás ahí, y estás aquí,

y suelto tu angustia, tu llanto, tu sufrimiento.

Tú no eres eso, eres mucho más,

somos mucho más que experiencia humana,

ángeles de alas blancas surcando el cielo,

fundidos en el azul profundo que sana porque es parte del alma

puedo sentir el vibrar de tus alas, aunque no te vea,

eres tú, inmensa presencia humana, tierna eternidad,

que se pasea por el cielo infinito que lo ama todo.

Así puedo sanar mi alma,

así puedo sentir tu alma sana,

no importa la experiencia humana,

Estás aquí, estoy aquí,

y al mismo tiempo compartimos la eternidad, azul, serena.

Déjame tocar los acordes del laud sagrado de tu alma, tu corazón,

déjame llorar de pura ternura, inspirada por tu canto, por tu llanto,

déjame tocar tu corazón herido,

para que pueda llorar contigo,

para que el llanto se transforme en canto,

para que podamos bailar al son de la vida,

para que el baile sane tu corazón y el mío,

para que el canto sane nuestras almas.

Y si no puedo conectarte con tu alma,

al menos, toca tu corazón herido,

siente tu dolor, que no es más que eso.

Suelta el sufrimiento, sólo eres un Ser Humano,

Grande como la Vida misma,

latiendo al son de la  vida,

Paz que se despierta en cada latido,

para recordarte el cielo, azul, inmenso, eterno.

Seas quien seas…

La vida llama a la vida,

aunque parezca no tener sentido,

aunque no sepa muy bien adónde me lleva esto.

lienzo rectangular

Sigo aquí, sin saber muy bien, mas bien poco, hacia dónde voy.

Solo sé que no se nada, o la vida es un misterio,

Hoy estoy aquí y siento tu presencia, humana, me llama tu dolor,

causalidades, caprichos de la vida, conexiones de almas,

recuerdos de otros tiempos, otros lugares, otras historias,

que ni siquiera sé si fueron o se imaginaron,

o me imagino ahora a mí misma, aquí,

en este lugar queriendo estar ahí, evocando tu presencia,

sin saber muy bien , o más bien nada de ti.

No importa, eres bella presencia humana, tierna, triste,

cercana en el sentir, lejana en la materia.

Para qué querer saber quién eres, si ni siquiera sé quién soy.

El sinsentido del ser, de lo humano.

Buscando conexiones de cuerpo donde todo está ya conectado,

donde no hay tiempo ni distancia,

donde tú y yo más que uno, somos,

Somos eternidad, vida, experiencia, aprendizaje.

Caminos para un despertar, en el cuerpo, en la energía,

en el deseo y en el olvido.

Que no te importe que no te nombre.

Eres quien siempre está, y a veces olvido,

paz de mi alma, sentido de este preciso momento.

No eres más que ayer, y al mismo tiempo, eternidad.

No eres más que materia, y al mismo tiempo vibración divina.

No eres más que un recuerdo, y al mismo tiempo experiencia compartida.

No te olvido, no podría olvidarte, nunca, aun no sabiendo quién eres.

Eres, más,

mucho más de lo que crees,

eterno,

recuerdo,

presencia.

Vida, eternidad

No te inquietes por mi, soy l2014-08-02_17.46.18[1]uz de luz

No vivas por mi, soy quien soy

Eres libre, tu vida se expresa, tus días se estiran

La vida se expresa a través de ti, envia mensajes de amor  y sabiduría,

Todo te acompaña, el universo entero calibra tu ritmo baila tu son

No te inquietes, este es tu lugar, y ese y aquel

Y este cuerpo y el tuyo y el no cuerpo y otras dimensiones

Vas y vienes y te escucho,

Oigo tus pasos lentos y firmes, espero tu caminar, atenta a ti

La sabiduría te acompaña, en cada uno de tus pasos,

No temas, la vida vela por ti,

La vela que se va apagando solo es una parte de tu eternidad

La eternidad te espera como no es posible, por eso es eterna

Donde no hay espera ni tiempo ni lugar

Donde podrás vivir sin ti,

No temas marcharte, siempre estarás aquí

Hay un lugar eterno para ti en este corazón que también se agota,

Como toda vida

the latest from us

Contact us

Have a question? Give us a call or fill out the contact form. We’d love to hear from you

  • 123 Sky Tower, West 21th Street, Suite 721, NY
  • +844 123 456 789
  • +844 123 456 788
  • contact@company.com

Copyright © 2019 . All rights reserved.

Powered by Wordpress.

Add to cart